¿Qué hacer si se ha mojado el Mac?

¿Derramaste agua sobre tu Macbook? Sigue las instrucciones que te damos en esta guía para que los daños que cause el líquido sobre el equipo sean significativamente mínimos.

Por lógica, cuando la energía eléctrica, los componentes sensibles del Mac y el agua tienen contacto, el sistema del aparato puede colapsar llevando a su destrucción. Sin embargo, lo primero que te aconsejamos es que no entres en pánico. El agua debe limpiarse rápidamente, pero con el cuidado necesario para que no quede absolutamente nada de humedad en el equipo.

1 Apagar inmediatamente

Sea cual sea la parte a la que haya entrado el agua lo más sensato es apagar el Mac de inmediato, y por supuesto, desconectarlo de cualquier fuente de energía en caso de que esté cargando. No debes esperar unos segundos a guardar tus documentos, cerrar aplicaciones o cualquier cosa por el estilo.

Mantén presionado el botón de encendido para apagarlo por unos 5 segundos y no vuelvas a tocarlo. Esto es especialmente importante porque además de asegurar el equipo también previenes que se hagan descargas eléctricas que puedan hacerte daño.

2 Llevar el Mac a un lugar seco y retirar la batería

Probablemente la mejor idea es retirar el portátil del lugar donde ocurrió el incidente y se mojó. Podrías usar una toalla seca para cubrir la nueva superficie, de este modo el agua que gotee es absorbida y no puede entrar nuevamente al aparato. 

Coloca el portátil en forma de tienda, para que el líquido pueda salir por los orificios y por el teclado. Para que esto sea más eficiente retira la batería (si es posible) y los accesorios periféricos que puedan estar conectados al Mac. Por lo general los últimos modelos de Mac no tienen una batería extraíble, pero puedes verificar echando un vistazo a la parte inferior de la carcasa.

3 No usar calor directamente sobre el equipo

La tentación de querer usar el secador con aire caliente siempre estará, pero esto no es recomendable porque los componentes internos del Mac son muy sensibles y posiblemente el calor pueda dañar las resistencias. Tampoco es buena idea sacarlo a que “tome el sol”. 

Lo ideal es dejarlo en una superficie estable, sobre una toalla seca por unas 48 horas. Durante este tiempo no debes tocarlo y ni siquiera se te ocurra encenderlo. 

La gravedad y la acción del aire en el ambiente se encargarán de hacer que el agua se evapore y salga del interior. 

4 Llamar al servicio técnico

Debes esperar a que el agua seque completamente antes de poder utilizar de nuevo el Mac. No obstante, aunque parezca que todo está bien después de 48 horas, es necesario que un técnico revise el equipo y pueda detectar si queda humedad en el interior. 

A veces suele suceder que quedan minúsculas gotas de agua en el interior que se encargan de oxidar y corroer los componentes. Lo cual al cabo de unos días hace que el aparato empiece a fallar.